Camboya

El reino de Camboya, monarquía constitucional de 14 millones de habitantes, no es un pais que me haya dejado indiferente. Enclavada entre sus vecinos Vietnam, Tailandia y Laos, con los que mantiene una extraña relación amor-odio y atravesada por el mítico río Mekong, Camboya es un país fascinante.
Sus templos, con Angkor Wat a la cabeza, son el impresionante testimonio de un pasado glorioso que parece haberse perdido cientos de años atrás en la selva. Los territorios minados dispersados por todo el país y los campos de exterminio, en cambio,  nos recuerdan su trágica historia reciente y son la prueba de que Camboya ha sido escenario de uno de los mayores genocidios de la historia (de mano del terrible regimen de los jemeres rojos con Pol Pot, cuya sóla mención equivale en Camboya a nombrar al mismísimo diablo)
Y es precisamente esta dura historia la que en parte ha hecho de Camboya un país muy pobre. Y las consecuencias de la pobreza son evidentes allí, la prostitución, la explotación infantil, la corrupción, los niños víctimas de las minas antipersona… Todo ello ha removido mi conciencia y me ha horrorizado, pero a la vez, como contrapunto,  la amabilidad, la gentileza y la inocente curiosidad de sus gentes me resultarán muy dificiles de olvidar.

Viajar a Camboya todavía tiene algo de aventura y es capaz de provocar y evocar diversas sensaciones. Me ha horripilado y asqueado del mismo modo que un minuto después me ha maravillado. Con lo bueno y lo malo, quienes tengan a bien visitar este pequeño país del sudeste asiático se verán recompensados. Durante mi viaje a Camboya, he descubierto templos increibles cargados de historia aderezados por el colorido de los trajes de los monjes que los pasean tranquilamente, he conocido una cultura y una historia que me era totalmente ajena, he disfrutado de unos paisajes increibles dominados por interminables e hipnóticos campos de arroz y , sobre todo, me he emocionado con la amabilidad y la inocencia de un pueblo increible y acogedor que intenta superar con esperanza los traumas de una guerra terrible que ha dejado el país lleno de cicatrices.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s