Comer en Beijing

Viajar a China, y a Beijing, en concreto, puede convertirse en toda una experiencia o choque cultural.  Y parte de esta experiencia cultural, como no, incluye la comida.
La comida china está ampliamente extendida por el mundo y es conocida en numerosos lugares de todo el planeta gracias a todos esos chinos expatriados dispersados por el globo.
¿Quién no ha comido acaso alguna vez en un chino cerca de su casa? Cierto es que la comida china, al menos en Europa, está un poco denostada. Hay muchos restaurantes y no todos ellos son de demasiada calidad y, desgraciadamente, en muchos casos, las condiciones higiénicas dejan mucho que desear.
Pero realmente, ¿la comida china que podemos llegar a probar en nuestro país hace justicia al inmenso patrimonio gastronómico que podemos descubrir en un viaje al pais?
Obviamente no.
La comida china engloba muy distintas tradiciones gastronómicas. China es un país enorme y la cultura culinaria es tremendamente rica y depende enormemente de la región del país en la que nos encontremos. Históricamente, se distinguen ocho grandes regiones culinarias en China: Anhui, Yue (comida cantonesa), Fujian, Hunan, Jiangsu, Shandong, Sichuan y Zhejiang.
En general, el arroz es la base de la dieta en todo el país, pero esto es especialmente cierto en el Sur cerca de las enormes plantaciones de arroz que pueblan la parte meridional del pais.
En el norte, en cambio, con un clima mucho menos propicio para el cultivo del arroz, el trigo toma parte como motor importante de la dieta, a través de empanadillas chinas, noodles y otros derivados.
Por otra parte, la comida de la región de Sichuan, en el interior,  en plena ruta histórica de las especies procedente de la India, es famosa en todo el país por lo picante (cuidado para los estomagos delicados en caso de elegir un restaurante de la región)
Buenas noticias, en cambio, para los intolerantes y alérgicos a la lactosa. La leche está prácticamente ausente de la dieta habitual china, dada la poca tolerancia de este pueblo a los productos lácteos. El tofu, bien conocido ya en todo el mundo, derivado de la soja, ocupa su hueco nutricional en la dieta en numerosas ocasiones como aporte proteico.
En conjunto, Beijing, dada su situación geográfica, tiene una tradición culinaria que entronca claramente con la propia de la septentrional del país, pero como capital y como gran ciudad que ha acogido a inmigrantes de otras regiones chinas tiene un amplio abanico de restaurantes donde poder degustar las distintas variedades regionales  y para poder viajar, al menos con el sentido del gusto, por todas las esquinas de este vasto territorio que es China.
La comida, en general, y desde mi punto de vista, está muy buena. Muchas verduras, comida poco grasienta, mucho pollo, bastante menos carne roja, arroz y alguna que otra sorpresa agradable y desagradable para los pocos entrenados paladares occidentales.
No todas las cartas de los restaurantes están traducidas al inglés y ni los camareros ni la información de los platos en carácteres chinos es suficiente como para tomar una decisión consciente. En muchas ocasiones, la selección de los platos se basa unicamente en las fotografías llamativas y enormes de las cartas. Y ahí es donde está el peligro. Patas de pollo, visceras salteadas, rollitos rellenos de un líquido negro indescifrable, comida que parece salada y luego es dulce y viceversa, por no hablar de otras delicadezas varias que podrían escandalizar a los menos atrevidos.
En este sentido, mención aparte merece el mercado de Wangfujing Street. Todo un reclamo turístico, un espectáculo visual y olfativo  que descubre ante nuestras sorprendente miradas exquisiteces como escorpiones vivos, estrellas de mar, testículos de carnero, caballitos de mar alternadas con bolas de plátano dulces, empanadillas chinas o calamares, todo frito en el mismo aceite rancio. Un olor dificil de clasificar impregna el ambiente causado en gran parte por ese aceite reutilizado infinidad de veces. Para los pekineses no es desde luego el mejor mercado para comer debido a la calidad de los aceites y los productos y estoy claramente convencido de que incluso para el chino medio muchos de los platos que se sirven pueden resultan tan asquerosos como para nosotros.
A pesar de tener en cuenta todo esto, no hay porque alarmarse. Precios asequibles, una gran variedad de restaurantes, una enorme oferta  culinaria  y los numerosos puestos callejeros harán dificil que pasemos hambre durante nuestra estancia en Beijing.
En cuanto a los postres, he de decir que no parece a priori el punto fuerte de la gastronomía china. Frutas aparte, los chinos no parecen demasiado aficionados al azúcar y sus pastas y postres, pensados para tomar con el té fundamentalmente,  pueden resultar algo insípidos o sosos para nuestros paladares acostumbrados a grandes sobredosis de azúcar.  El chocolate tampoco es algo muy frecuente y resulta un artículo de importación no tan fácil de encontrar como cabría pensar. Es sustituido en muchas ocasiones por una pasta de judias, con el mismo aspecto, pero con un sabor decididamente distinto. Cuidado, por tanto, con todo aquello que nos haga pensar que es chocolate en apariencia porque nuestras expectativas pueden no verse siempre colmadas.

 He aquí algunas recomendaciones de restaurantes en Beijing. En algunos de ellos he estado personalmente. Otros son recomendaciones de quienes han tenido la suerte (o la desgracia, según se mire) de vivir en Beijing o pasar largas temporadas allí por motivos laborales y se conocen bastante bien la ciudad. Espero que a alguien le sirva de utilidad. Muchas gracias Marcos por tus aportaciones jejeje

Eso sí, cuidado porque se cena muy pronto y a partir de las diez será muy dificil encontrar mesa en algún sitio que no sea MacDonalds, Kentucky Fried Chicken o cualquier otro establecimiento de comida rápida.

Baoyuan Jiaozi Wu 宝源饺子屋: Un pequeño y escondido restaurante famoso por sus empanadillas chinas. Todo un mundo de “dumplings” de colores y sabores diferentes. Tanto fritos como hervidos. Rellenos que van desde los más clásicos como puede ser de carne de cerdo o pollo o verduras hasta los más innovadores y adaptados al gusto occidental como tomate y mozzarella. Es baratisimo y los dumplings están buenisimos.  Comimos por unos 6-7 euros por persona. Totalmente recomendable. Uno de los sitios donde he comido en Beijing que más me ha gustado.

http://www.thebeijinger.com/directory/Baoyuan-Jiaozi-Wu

Dirección: Liangma Qiao/Lufthansa Center Area 宝源饺子屋. Norte de 6 Maizidian Jie, Distrito Chaoyang.

Hua Jia Yi Yua 花家怡园 : Situado en la popular calle de los fantasmas. Este restaurante está genial. Compartimentos separados para cada comensal, comida excelente y un pato laqueado muy bien presentado. La comida incluye varios espectaculos. Nosotros pudimos disfrutar de un baile de máscaras. Es un restaurante caro para Beijing. Comimos por unos 15-20 euros por persona, incluyendo la bebida, pero merece la pena.  Atención al pescado, increible. Este es un buen restaurante para probar el pato laqueado. Es uno de los platos más internacionalmente conocidos de la comida china y, es típico de toda la región noreste del país, en especial de la capital Beijing.
El pato asado con melaza se sirve en dos platos, uno con la piel crujiente y otro con la carne trozeada. Tanto la piel y la carne se comen enrrollandolos en una especie de crepe y acompañandolo de varias verduras (zanahoria, cebolla, cebolleta…) y varias salsas. Acompañando a la carne, se sirve también una sopa caliente elaborada con los huesos y el relleno del pato sobrante. 

 http://www.thebeijinger.com/directory/Hua-Jia-Yi-Yuan

Dirección: 235 Donghimennei Dajie, Dongcheng District 东城区东直门内大街235号.  Abierto las 24 horas.

Xi He Ya Ju Restaurant: He aquí otro buen restaurante para probar el pato laqueado. Personalmente, me gustó menos que el anterior. Está cerquita del mercado de la seda y es un sitio bastante elegante y caro para los precios  por los que se puede llegar a comer en Beijing. Aún así la comida nos salió por unos 20 euros por persona.

Esquina Noreste del parque Ritan, Distrito Chaoyang.




Tairyo Teppanyaki 大渔铁板烧: Este es un buffet de comida japonesa en el que puedes comer hasta reventar. La especialidad de la casa es el teppanyaki como su mismo nombre indica. Cuidado porque el restaurante no se encuentra en una planta baja y puede ser bastante dificil de encontrar. (Lo digo por experiencia propia). Se encuentra en la zona más moderna y occidental de la ciudad, en el ajetreado barrio de Sanlitun.
305 China View, Gongti Donglu, Distrito Chaoyang. Abre a diario desde las 10 de la mañana hasta la 1 de la tarde y por la noche desde las 5 hasta las once, por un precio de unos 120-200 yuanes por cabeza (entre 20-30 euros por cabeza). Un precio alto para lo que se puede encontrar por Beijing.

The Veggie Table: Muy cerca del templo de los Lamas. En las calles aledañas al templo, en un hutong no extento de encanto y en plena renovación, podemos encontrar varios restaurantes especializados en comida vegetariana. Tofu, sucedaneos de carne y platos que seguramente no contentarán a todos. Cuidado porque este restaurante cierra los martes.
19 Wudaoying Huntong, Distrito Dongcheng. Miercoles-Lunes 11am-11pm. Unos 50-80 yuanes por persona.

http://www.thebeijinger.com/directory/The-Veggie-Table

No name: En Houhai, comida ecológica y sabrosa. Si hace bueno, puede ser recomendable subir a la terraza.
1 Dajinsi Hutong, Distrito Xicheng. Abre a diario de 10:30am-2am. Unos 80-120 yuanes por persona.

http://www.thebeijinger.com/directory/No-Name-Restaurant

Hang Cang: También en Houhai. Comida de las provincias de Hakka y Fujian.
Frente a la puerta norte del parque de Beihai en el distrito de Xicheng. Abre a diario 11am-3:30 pm y 5-10:30 pm. Unos 50-80 yuanes por persona.

Es precisamente en las próximidades del lago en el parque de Houhai donde se pueden encontrar muchos otros restaurantes donde se puede probar el Hot Pot o caldero mongol. Este es un plato sencillo y muy típico de la gastronomia china, de procedencia se cree que mongola. Un caldo caliente en el pote en el centro de la mesa y los comensales pueden ir añadiendo trozos de carne, huevos o verdura al gusto para que se vaya hirviendo en este agua especiada para posteriormente pescarlo y comerlo.

No me gustaría terminar esta entrada con un par de recomendaciones. A lo largo del viaje, especialmente si son muchos días, los estómagos y los paladares pueden acabar agotados de tanta innovación y tanto choque cultural y a bien seguro, el viajero puede experimentar la necesidad de comer ” a la occidental”. He aquí un par de alternativas al MacDonalds o al Kentucky Fried Chicken, un poco más dignas y sabrosas.

Blue Frog: En Sanlitum. Oasis occidental con hamburguesas buenas. Es un buen plan antes de salir de copas.

http://www.thebeijinger.com/directory/Blue-Frog

S4-30, ·/F Bldg 4, Sanlitum Village South, 19 Sanlitun Lu, Distrito Chaoyang. Abre a diario de 10 am-2am. 80-120 yuanes por persona.

Annie’s: Un italiano con pizzas en pleno barrio de Sanlitun.

http://www.thebeijinger.com/directory/Annies

Unos 50-80 yuanes por persona.



       

         

      Anuncios

      Responder

      Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

      Logo de WordPress.com

      Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

      Google+ photo

      Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

      Imagen de Twitter

      Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

      Foto de Facebook

      Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

      Conectando a %s