El órgano de mar en Zadar: música "orgánica" para la relajación

La costa de Croacia está llena de sorpresas. En cada esquina o recoveco del Mar Adriático uno se topa con miles de islas rodeadas de un intenso y transparente mar color azul, ciudades increibles, restos romanos, espacios naturales asombrosos (algunos de ellos devastados por las llamas) y también alguna que otra chapucera y aberrante planificación urbanística costera, todo hay que decirlo (algo de lo que aquí en España también sabemos un montón).
Zadar, capital del condado del mismo nombre, en plena Dalmacia, entre la provincia de Istria y Split, es una de tantas hermosas ciudades adriáticas y un importante punto turístico a destacar para quienes tienen a bien recorrer la costa del país.
La verdad es que Zadar mola.

Con sus 85000 habitantes, Zadar es una pequeña ciudad, puramente mediterranea, con un casco histórico muy bien conservado fácil de recorrer (fue fundada en el año 900 a.c.) y con un patrimonio artístico potente: la iconoclasta iglesia de San Donato, la catedral, el foro romano y un sinfin de iglesias de estílo románico.
Zadar tiene además un largo paseo marítimo (Nova Riva) famoso por albergar un curioso y experimental instrumento musical: Un órgano de mar.
Ubicado cerca del nuevo puerto de la ciudad, la idea surgió como parte del proyecto de remodelación y reconstrucción del paseo marítico (que es un desacierto de hormigón). El órgano de mar consiste en una escalera de hormigón que desciende hasta el mar justo debajo de la cual se han colocado una serie de tuberias o cañones de diferente longitud o diametro que terminan en unos silbatos. El viento del mar al atravesar dichas tuberías llega a los silbatos produciendo distintos sonidos que salen a la superficie a través de unos agujeros colocados en los distintos escalones.
El órgano puede producir de esta forma hasta 7 notas de 5 tonos diferentes.
El arquitecto, Nikola Basic, ha recibido numerosos premios por acometer este proyecto (entre ellos el de Espacio Público Europeo en Barcelona en el año 2006).
Y es que el resultado es asombroso. Un lugar para la relajación donde el diseño, la arquitectura, el mar y el viento confluyen en forma de instrumento musical.
Recordaré siempre esa tarde, sentado sobre los escalones de hormigón del órgano frente al mar. Los suaves rayos de un sol ya moribundo me acariciaban la piel y  mientras yo escuchaba las extrañas melodías  amasadas por el mar y el viento y cocinadas en aquel extraño invento. Cerraba los ojos a veces y me evadía y me recreaba en la sinfonía del viento dejando llevar mi mente para entreabrirlos cada poco y así contemplar uno de los ocasos de sol más bonitos que he visto en mi vida.
Francamente, no debo de tener mal gusto porque el mismisimo Alfred Hitchcock cuando visitó la ciudad de Zadar ya en el año 1964, (mucho antes de la construcción del órgano), embelesado por la Nova Riva y sus hermosas vistas afirmó que las puestas de sol de Zadar eran las más hermosas del mundo.
Ahí queda dicho. Todo es cuestión de gustos, supongo.

Anuncios

2 Respuestas a “El órgano de mar en Zadar: música "orgánica" para la relajación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s